LA IMPORTANCIA DE LAS REDES DE APOYO SOCIAL EN MOMENTOS DE CRISIS

Uno de los aspectos positivos que podemos rescatar de esta crisis es la capacidad de nuestra sociedad de organizarse para ayudar a los que más lo necesitan. Hemos realizado una investigación que, entre otras cosas, ha mostrado que la mayoría de las personas se han sentido apoyadas socialmente. A nuestra pregunta de ¿Cómo evaluaría el apoyo social que ha tenido durante el confinamiento (apoyo afectivo o práctico de familiares, amigos, compañeros) ?, más del 70% de las personas que contestaron a la encuesta consideraban que habían recibido bastante o mucho apoyo social.

Durante esta crisis hemos visto que cuando los recursos de la administración no son suficientes, los ciudadanos son capaces de ayudarse a sí mismos para paliar los efectos negativos de la misma: donaciones de comida, pisos para sanitarios, vecinos que se organizan para que a nadie de la comunidad le falte de nada, etc.

Situaciones a veces tan sencillas como una tarta de cumpleaños dejada delante de una puerta para una persona mayor que vive sola, una petición para que desde los balcones se cante el cumpleaños feliz a otro vecino que también vive solo o a un niño que ha tenido que dejar para más adelante la celebración de cumpleaños que había organizado con toda su ilusión, muestran una faceta de las personas muy reconfortante. Vecinos y ciudadanos que han sido capaces de responder de forma positiva en los peores momentos.

Ciudadanos anónimos que de forma organizada o individualmente se han puesto en contacto con las personas más vulnerables para ofrecerles su ayuda: ir a la farmacia, hacerles la compra, o simplemente preguntarles cómo se encuentran.

Como comentábamos al principio de esta entrada parece que, durante la pandemia, un alto porcentaje de la población ha sentido que recibía bastante apoyo social. Cuando hablamos de apoyo social nos referimos a la red de relaciones de una persona que le proporciona compañía, ayuda y apoyo emocional. Esta red de apoyo social facilita las conductas de promoción de la salud al disminuir el impacto de los acontecimientos estresantes, pues amortigua los efectos negativos de los mismos. El apoyo social informal está siendo vital durante esta crisis, proporcionado por familiares, vecinos, allegados y amigos de forma altruista y generosa, está ayudando y cuidando de aquellas personas más vulnerables.

La ayuda prestada no solo es crucial para cubrir las necesidades básicas de estas personas, sino que además, e igual de importante que lo anterior, es que les ayuda a sentirse queridas, a sentirse valoradas, a sentirse aceptadas, en definitiva, a sentir que le importan a alguien, aspectos fundamentales para mantener su salud y su bienestar.

No importa cuáles sean los motivos por los que alguien decide prestar su ayuda de manera altruista y generosa a otros, ya que estos pueden ser muchos y muy variados: la satisfacción personal que nos puede producir el sentir que hemos ayudado a alguien, aumentar nuestra autoestima, la necesidad de reconocimiento y aprobación social, esperar que cuando uno necesite ayuda la recibirá, etc.

Mantenemos la esperanza de que esta ola de solidaridad no termine cuando acabe la pandemia y sigamos igual de preocupados/interesados por conocer a las personas que nos rodean: ese vecino con el que nos cruzamos en el ascensor y que no sabemos cómo se llama, el anciano del piso de abajo que en escasas ocasiones recibe visitas y con el que nunca nos hemos parado a hablar, el compañero de colegio de nuestro hijo que no se va de vacaciones….

Contacta con nosotros
EMAIL
proyectogaudete@comillas.edu
Dirección
C/ Alberto Aguilera 23,
Madrid, España
@PGaudete
Contacto
NOMBRE
EMAIL
TEMA
MENSAJE